SEMAN VOCACIONAL 2017 - ENRÉDATE

SEMANA VOCACIONAL 2017

OYE SU VOZ, ENRÉDATE

¿CÓMO OÍMOS A DIOS EN NUESTRA VIDA? (Oye su voz)
1. Comenzamos visualizando y escuchando la canción “Dios Háblame”. Buscamos a Dios en nuestra vida, pensamos que Él se presenta de manera sobrenatural y, a veces, en las cosas grandes, pero se nos olvida que Dios aparece donde menos lo buscamos, que nos habla en los acontecimientos y a través de las personas con las que convivimos. Dios siempre nos habla, pero no prestamos atención a sus palabras.
https://www.youtube.com/watch?v=5muab4-QkLY&feature=youtu.be
2. En nuestra vida, para poder escuchar y discernir que voz seguir, antes debemos oír... Oír tiene un sentido amplio, ya que percibimos todos los ruidos que nos rodean: ruido de coches, música, pájaros, niños jugando, personas hablando y, posteriormente, saber discriminar esos sonidos... Intentemos centrarnos en los sonidos que son casi irreconocibles... (cerramos los ojos…)
https://www.youtube.com/watch?v=RKZZLM5DyOU&feature=youtu.be
Dialogamos en grupo: ¿Qué sonidos hemos distinguido? ¿Cuál es el más repetitivo? ¿Qué sonido has percibido que casi no se oía?
3. Lectura del primer libro de los Reyes (1Re 19, 11-13).
Esta historia nos hace ver cómo el Señor habla al hombre para prepararlo para la misión, Elías no sabía exactamente que debía hacer pero es- cuchó que debía subir al monte para encontrarse con Dios, fue valiente y se dirigió allá...
Lectura del 1o libro de los Reyes 19, 11-13
El Señor le dijo: “Sal fuera y quédate de pie ante mí, sobre la montaña”. En aquel momento pasó el Señor, y un viento fuerte y poderoso desgajó la montaña y partió las rocas ante el Señor; pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento hubo un terremoto; pero el Señor tampoco estaba en el terremoto. Y tras el terremoto hubo un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego. Pero después del fuego se oyó un sonido suave y delicado. Al escucharlo, Elías se cubrió la cara con su capa, y salió y se quedó a la entrada de la cueva. En esto llegó a él una voz que le decía: “¿Qué haces ahí, Elías?”
4. Reflexión: Así es Dios, aparece en el silencio sonoro de un susurro... en el sonido que no hace ruido... Dios se presenta en lo sencillo, en lo pequeño e insignificante para demostrarnos que lo realmente importante pasa desapercibido a nuestro sentidos. Así también nos habla a través de personas y acontecimientos.
¿Dónde descubres a Dios? (personas, actitudes, acontecimientos) ¿En qué acontecimientos de tu vida lo has sentido presente o con más fuerza? ¿Qué es lo que te impide escucharle?
5. ¿CÓMO ESCUCHAMOS A DIOS EN NUESTRA VIDA? (Enrédate)
San Vicente y Santa Luisa son un vivo ejemplo de la escucha de la voz de Dios, supieron escuchar y dar respuesta, se enredaron
en la mejora de la sociedad de su tiempo, percibieron en las personas que le rodeaban las necesidades y carencias de su entorno... porque Escuchar es una acción más profunda que oír, por eso se nos recuerda que toda escucha nos lleva a implicarnos, a comprometernos, a enredarnos con lo que Dios nos propone y nos dice... a seguir un camino que nos haga felices.
6. Lectura del evangelio de Lucas (Lc 11,27- 28).
Jesús nos recuerda que el camino del amor y la feli- cidad pasa por tener una verdadera actitud de escucha...
Lectura del evangelio de Lucas 11,27-28.
«Cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: “¡Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!”. Jesús le respondió: “Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican”».
7. Reflexión: Si realmente queremos escuchar, tenemos que entender qué es lo que nos aleja de esa escucha a Dios. Si ahondamos en nosotros mismos, encontramos tres barreras mentales que mantienen tu mente cerrada a su mensaje:
Si piensas que no necesitas a Dios en tu vida y quieres controlar tú mismo las cosas, probablemente no escuches lo que Dios dice. El orgullo te impide estar abierto a la posibilidad de que Dios quiera decirte algo.
Muchas personas no pueden escuchar la voz de Dios porque les atemoriza escuchar a Dios. Tal vez porque piensas que Dios te va a pedir más de la cuenta o te saque de la comodidad en la que vives.
Cuando te aferras al dolor, al resentimiento o al rencor, no vas a ser capaz de escuchar a Dios, porque tu corazón está endurecido. Esto te hace ser frío y estar a la defensiva, incluso al amor de Dios.
La escucha implica prestar atención con nuestra vida y todos nuestros sentidos a aquello que se nos dice y también dejarnos interpelar por su voz.

8. Dialogamos en grupo:
- ¿Cómo escuchar la voz de Dios?
- ¿De qué maneras habla contigo?
- ¿Qué miedos dificultan tu escucha?
- ¿Crees que el orgullo o la amargura impiden estar atento a la voz de Dios?
- ¿Cómo te dejas enredar por Dios?
9. Para finalizar… ENRÉDATE, IMPLÍCATE CON TU VIDA
https://www.youtube.com/watch?v=4v0mHwVQYnM&feature=youtu.be
Se nos reparte un posit; en él podemos escribir o dibujar, a modo de conclusión, cuáles son mis actitudes de Escucha a la voz de Dios y cómo me Enredo o implico con mi vida. Después, lo podemos compartir e irlo pegando en papel continuo (marrón o pintado en forma de muro) y observamos cómo nuestras acciones e implicaciones con los demás y nuestras propias actitudes, van cambiando el paisaje (la vida) de las personas que nos rodean.
Sugerencia: Mientras vamos escribiendo o dibujando podemos volver a escuchar la canción de Enrédate en mi vida.
https://www.youtube.com/watch?v=4v0mHwVQYnM&feature=youtu.be



MANOS UNIDAS 2017

"El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida"

Este es el lema de Manos Unidas para la campaña de 2017. Juan Pablo II en 1992 decía lo que conocemos como paradoja de la abundancia: "Hay comida para todos, pero no todos pueden comer, mientras que el despilfarro, el descarte, el consumo excesivo y el uso de alimentos para otros fines, están ante nuestros ojos".


Hoy en día según datos de la FAO, 795 millones de personas sufren hambre en el mundo. En Manos Unidas desde nuestra creación en 1959 "la lucha contra el hambre y las causas que la provocan" es nuestra misión estatutaria y además ahora estamos dentro de una campaña trienal, desde 2016 hasta 2018, contra el hambre. Por eso nos comprometemos con más fuerza que nunca. Nuestros ejes programáticos de reflexión y trabajo para el año 2017 son los siguientes:
Compromiso con una producción para consumo humano.
Problema de la mercantilización de los alimentos:
"Los alimentos han dejado en buena parte de ser comida para saciar el hambre de la persona, y se han convertido en un activo financiero más con el que los inversores pueden especular para ganar dinero"
Acciones previstas:
• Denuncia de este problema.
• Potenciar los proyectos con huertos para diversificar la producción agrícola así como los proyectos de almacenes de acopio de grano.
Compromiso con una producción sostenible.
Problema: un modelo productivo insostenible.
- Deforestación / Erosión de la tierra / Emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) (30%).
- Acaparamiento de tierras.
- Destrucción de la biodiversidad.
- Uso del 75% del agua disponible.
- Contaminación de ríos y tierras para el uso de químicos.
Acciones previstas:
• Denuncia de este modelo y sensibilización sobre el derecho a la alimentación y la producción sostenible.
• Potenciar los proyectos de capacitación sobre la mejora de la producción compatible con el cuidado del medio ambiente.
Compromiso con un aprovechamiento de la producción, reduciendo la pérdida y desperdicio de alimentos.
Problema: pérdida y desperdicio de alimentos. 1.300 millones de toneladas de alimentos aptos para el consumo terminan en la basura cada año, lo que supone aproximadamente un tercio de la producción total de alimentos.
Acciones previstas:
• Denuncia y sensibilización sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos.
• Animar al cambio de hábitos de compra y consumo.
«EL MUNDO NO NECESITA MÁS COMIDA. NECESITA MÁS GENTE COMPROMETIDA»
Este es el lema con el que trabajaremos este año y, con él, abordaremos:
-una cosecha de productos agrícolas como alimentos para las personas, al margen de las redes de la especulación, pero abierta a un comercio justo;
-una producción agrícola respetuosa con el medioambiente, que garantice el consumo local;
-un aprovechamiento integral de la producción agrícola, con la reducción de las pérdidas de alimentos en la cosecha, el almacenamiento y el transporte, que afectan sobre todo a los países en desarrollo; y el control del desperdicio de alimentos, con un mejor etiquetado, distribución y pautas de consu- mo, especialmente en los países desarrollados.
UNA COSECHA DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS COMO ALIMENTOS PARA LAS PERSONAS, AL MARGEN DE LAS REDES DE LA ESPECULACIÓN, PERO ABIERTA A UN COMERCIO JUSTO
La seguridad alimentaria significa disponer de alimentos y tener acceso a ellos de manera regular, segura y apropiada a las propias tradiciones. Cientos de millones de personas en el mundo ven amenazada su seguridad alimentaria a causa de la mercantilización de los alimentos. La comida no debe ser un producto más del mercado, es un derecho humano fundamental. Nuestro propósito es hacer ver que los alimentos han dejado de ser comida para saciar el hambre de las personas y se han convertido en un activo financiero más con el que los inversionistas pueden especular para ganar dinero1.
A nivel microeconómico, y en referencia a los consumidores, la especulación con los precios de los alimentos afecta con mayor intensidad a las perso- nas más pobres que pueden llegar a gastar hasta el 75% de sus ingresos en alimentos. De hecho, se calcula que «los precios de los alimentos crecieron un 83% entre 2005 y 2008; entre enero de 2005 y junio de 2008 los precios del maíz casi se triplicaron, los del trigo aumentaron en un 127% y los del arroz en un 170%».
Como dice el Papa: «Los mercados, procurando un beneficio inmediato, estimulan todavía más la demanda. Si alguien observara desde afuera la sociedad planetaria, se asombraría ante semejante comportamiento que a veces parece suicida. Mientras tanto, los poderes económicos continúan justificando el actual sistema mundial, en el que prima una especulación y una búsqueda de la renta financiera que tiende a ignorar todo contexto y los efectos sobre la dignidad humana y el medio ambiente. Así se manifiesta que la degradación ambiental y la degradación humana y ética están íntimamente unidas» (LS 55-56).
En nuestra Campaña planteamos distintas alternativas a este problema: denunciar la especulación afirmando nuestro compromiso con una producción de alimentos que garantice el derecho a la alimentación; sensibilizar y capacitar a los campesinos y productores familiares sobre la posibilidad de diversificar su producción para sortear la especulación; y promover la creación de reservas alimentarias y la gestión de los excedentes a nivel local, participando en la estabilización de los precios desde redes como el comercio justo o la cooperación sur-sur.
UNA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA RESPETUOSA CON EL MEDIOAMBIENTE, QUE GARANTICE EL CONSUMO LOCAL
La agricultura es la actividad humana que más superficie terrestre ocupa en el planeta y, por tanto, al menos a nivel territorial, la que puede generar más impactos. El medio rural acoge al 50% de la pobla- ción mundial y la agricultura es el elemento central de sus culturas y economías locales.
Antes de la agroindustria, las sociedades rurales, especialmente en África, América y Asia, mantuvieron una agricultura tradicional (con diversidad de semillas) y una ganadería (con diversidad de razas) menos productivas pero más compatibles con la biodiversidad y la conservación de los recursos naturales, cuya disponibilidad aseguraría su supervivencia. En general, estaba dirigida a disponer de alimentos para consumo humano, minimizando los impactos negativos sobre el medio ambiente. Eventualmente, esta producción de alimentos de consumo era compatible con la producción de bienes de exporta- ción (café, cacao, algodón, etc.), pero siempre dentro del mismo modelo de producción agrícola.
Ya en el siglo XIX, pero especialmente desde la segunda mitad del XX, la agroindustria como mode- lo de producción a la vez intensivo y extensivo, apoyada en la mecanización agraria, ha transformado el modo de producción de alimentos, su accesibilidad, su destino y la magnitud de su impacto medioambiental. Es la llamada modernización agraria que fue inicialmente impulsada, entre otros organismos, por la fAO, para luchar contra el hambre en el mundo. Pero hoy, tras varias décadas, parece evidente que la agroindustria no ha conseguido su objetivo de salvar al mundo del hambre. Si bien la producción de alimentos duplica a la población mun- dial, hay 800 millones de personas que no pueden acceder a ellos. Como dice Olivier de Schutter: «En función del requisito de que deberían contribuir al ejercicio del derecho a la alimentación, los sistemas alimentarios que hemos heredado del siglo XX han fallado. Indudablemente se han logrado progresos considerables en relación con el fomento de la producción agrícola en los últimos 50 años. Sin embargo, esto apenas ha reducido el número de personas que padecen hambre y los resultados en materia de nutrición siguen siendo deficientes».
Tratar el alimento como si fuera una mercancía más implica promover los monocultivos en grandes extensiones de terreno, utilizar métodos para almacenar y dejar fuera del mercado un producto y forzar una subida de los precios, o usar tierra para producir combustibles o para forraje del ganado, según sea más rentable, restándolos de la necesaria produc- ción de alimentos para que la gente pueda comer. Estos problemas afectan sobre todo a los campesi- nos pobres, que solo pueden cultivar pequeñas par- celas de tierra y que, la mayoría de las veces, no pueden competir con sus productos en el mercado global, a pesar de que, según reconoce la fAO, unos 500 millones de pequeños agricultores alimentan casi al 80% de la humanidad.
La producción a gran escala de alimentos -o agroindustria- provoca, entre otras cosas, acapara- miento de tierras por algunos países o empresas, aumento de la deforestación, aumento del uso de fertilizantes y pesticidas químicos, pérdida de bio- diversidad y aumento de gases de efecto invernadero causantes de la aceleración del cambio climático.
LA ALTERNATIVA DE LA CAMPAÑA: COMPROMISO CON UN CONSUMO Y PRODUCCIÓN SOSTENIBLES EN TORNO A LA AGRICULTURA FAMILIAR Y CON UN APROVECHAMIENTO DE LOS ALIMENTOS QUE EVITE SU DESPILFARRO
Como dice el Papa en la citada encíclica: «Es posible volver a ampliar la mirada, y la libertad humana es capaz de limpiar la técnica, orientarla y colocarla al servicio de otro tipo de progreso más sano, más hu- mano, más social, más integral… Por ejemplo, cuando comunidades de pequeños productores optan por sistemas de producción menos contaminantes, sosteniendo un modelo de vida, de gozo y de convivencia no consumista».
En esa línea, Manos Unidas quiere apoyar un modelo productivo sostenible que integre la producción agrícola y el medio ambiente, en el que el protagonismo sea de las familias campesinas que luchan por su seguridad alimentaria. Un modelo compatible con los ecosistemas de cada región y su biodiversidad, con la cultura agraria y alimentaria y con los niveles de modernización técnica de cada zona; respetuosa con los recursos naturales, sobre todo agua y bosques.
Para ello, planteamos las siguientes líneas de trabajo:
-La sensibilización de las poblaciones locales sobre el derecho a la alimentación ejercido desde el compromiso con una producción sostenible.
-La capacitación sobre técnicas de mejora de la productividad agrícola sostenibles y conservadoras de la biodiversidad: con semillas tradicionales, evitando la quema y mejorando las técnicas de labranza, con rotación y asociación de cultivos; con un uso adecuado de agua y fertilizantes naturales; con la utilización de los restos de cosecha para conservar la humedad, fertilizar y evitar la erosión de los suelos; o el barbecho como técnica de recuperación.
-La promoción y capacitación en mejores técnicas de conservación, almacenamiento y procesamiento para evitar o reducir drásticamente las pérdidas postosecha.
Al escándalo del hambre y de la producción insostenible se une otro no menos grave: cada año, se tira o desperdicia un tercio de los alimentos que se producen. Según la fAO, unos 1.300 millones de toneladas de comida en todo el mundo. Las regiones donde se produce un mayor despilfarro alimentario son América del Norte y Europa. Donde menos comida se tira a la basura es en África Subsahariana, unos 6 kg por consumidor y año; en Europa, unos 95 kg; en España son unos 60 kg. Todos tenemos parte en esta injusticia: mientras unos no tienen para comer, otros tiramos la comida.
Desde Manos Unidas, invitamos a comprometernos con un aprovechamiento integral de la producción de alimentos, evitando el despilfarro. Denunciaremos las causas estructurales de la producción agrícola insostenible, sobre todo las relacionadas con nuestro consumismo. Si todos fuéramos más responsables, no desperdiciando la comida, apoyando a los agricultores familiares en su lucha por su derecho a la alimentación basado en una producción sostenible; y haciendo ver que los alimentos no son una mercancía más, sino un elemento indispensable para la vida, podríamos ayudar a cambiar las cosas y avanzar hacia el fin del hambre en el mundo.
CAUSAS DEL HAMBRE


VÍDEOS DEBUXOS ANIMADOS



XORNADA ESCOLAR DA NON VIOLENCIA E A PAZ

“Todos podemos ser ARTESANOS DE LA PAZ”
¡TODOS QUEREMOS LA PAZ!
  • Desde 1964, para conmemorar la muerte de Gandhi, se celebra el 30 de enero el Día Escolar de la No Violencia y la Paz, reconocido por la UNESCO en 1993. En esta fecha se recuerda la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz. 
  • En 1968, el papa Pablo VI, instituye celebrar «El Día de la Paz» el 1 de enero de cada año. Sus sucesores siguieron su deseo, y como él, cada año escriben un mensaje para profundizar, desde un punto de vista cristiano, diversos modos de comprender y vivir este necesario don. Este año se celebra la 50 Jornada Mundial de la Paz.

    La celebración de la Jornada escolar de la No Violencia y la Paz es una buena ocasión para conocer y acoger el Mensaje del papa Francisco y dar así un sentido creyente a esta celebración. El compromiso por la paz no está desvinculado de nuestro seguimiento de Jesús de Nazaret, y es Él quien nos envía a ser esos “misioneros de paz” que tanto necesita nuestro mundo hoy.

    El papa Francisco nos hace un llamamiento a la PAZ


TIEMPO PERSONAL (10 min.)


LECTURA del FRAGMENTO del Mensaje del Papa para la 50 Jornada Mundial de la Paz 2017
page2image4160
page2image4432
a. Selecciona UNA frase o idea con las que estás plenamente de acuerdo. ARGUMENTA tu elección.
b. Selecciona UNA frase o idea que no compartes o matizarías. ARGUMENTA tu elección. 
c. Saca tus propias conclusiones: ¿qué te aporta o cómo te enriquece esta reflexión?

 TIEMPO DE GRUPO (25 min.)
Diálogo de grupo. Después de compartir, ELEGÍS una cuestión o planteamiento que queréis compartir con toda la clase y que recogeréis de forma visual (visual thinking) 

 TIEMPO DE ASAMBLEA (20 min.)
Cada grupo expone su “visual thinking” que podrán quedar expuestos en el aula o pasillos.
Terminamos con el visionado de la “Marcha de la esperanza” y el comentario de la canción. ¿Cómo lo relacionamos con el Mensaje del papa Francisco? ¿Cómo podríamos también nosotros ser ARTESANOS DE LA PAZ? (Pensad un gesto que visibilice y haga público vuestro compromiso por la paz. Plasmadlo en la paloma).

TEXTO 1. El papa Francisco nos hace un llamamiento a la PAZ
Selección de textos del Mensaje para la 50 Jornada Mundial de la Paz del papa Francisco.

«En esta ocasión deseo reflexionar sobre la no violencia como un estilo de política para la paz, y pido a Dios que se conformen a la no violencia nuestros sentimientos y valores personales más profundos. Que la caridad y la no violencia guíen el modo de tratarnos en las relaciones interpersonales, sociales e internacionales. Cuando las víctimas de la violencia vencen la tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles en los procesos no violentos de construcción de la paz. Que la no violencia se trasforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones, de nuestras acciones y de la política en todas sus formas».

«Este itinerario de transición política hacia la paz ha sido posible, en parte, «por el compromiso no violento de hombres que, resistiéndose siempre a ceder al poder de la fuerza, han sabido encontrar, una y otra vez, formas eficaces para dar testimonio de la verdad». Y concluía: «Ojalá los hombres aprendan a luchar por la justicia sin violencia, renunciando a la lucha de clases en las controversias internas, así como a la guerra en las internacionales.
La Iglesia se ha comprometido en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera.
Este compromiso en favor de las víctimas de la injusticia y de la violencia no es un patrimonio exclusivo de la Iglesia Católica, sino que es propio de muchas tradiciones religiosas, para las que «la compasión y la no violencia son esenciales e indican el camino de la vida». Lo reafirmo con fuerza: «Ninguna religión es terrorista». La violencia es una profanación del nombre de Dios. No nos cansemos nunca de repetirlo: «Nunca se puede usar el nombre de Dios para justificar la violencia. Solo la paz es santa. Solo la paz es santa, no la guerra»

«Una ética de fraternidad y de coexistencia pacífica entre las personas y entre los pueblos no puede basarse sobre la lógica del miedo, de la violencia y de la cerrazón, sino sobre la responsabilidad, el respeto y el diálogo sincero. En este sentido, hago un llamamiento a favor del desarme, como también de la prohibición y abolición de las armas nucleares: la disuasión nuclear y la amenaza cierta de la destrucción recíproca, no pueden servir de base a este tipo de ética. Con la misma urgencia suplico que se detenga la violencia doméstica y los abusos a mujeres y niños»

«Todos deseamos la paz; muchas personas la construyen cada día con pequeños gestos; muchos sufren y soportan pacientemente la fatiga de intentar edificarla». En el 2017, comprometámonos con nuestra oración y acción a ser personas que aparten de su corazón, de sus palabras y de sus gestos la violencia, y a construir comunidades no violentas, que cuiden de la casa común. «Nada es imposible si nos dirigimos a Dios con nuestra oración. Todos podemos ser artesanos de la paz»

TEXTO 2. MARCHA DE LA ESPERANZA
¿Quién se mueve en nuestro mundo por la PAZ?

En octubre de 2016 miles de mujeres hebreas, musulmanas y cristianas recorrieron varias localidades de Israel con el objetivo de reivindicar la paz, en un evento bautizado como “Marcha de la Esperanza”, pero invisibilizado por los grandes medios de comunicación. Cerca de 4 mil mujeres pertenecientes a diferentes religiones se pusieron de acuerdo para marchar juntas por un objetivo común: la paz.
La marcha recorrió diferentes puntos del país a lo largo de dos semanas. La iniciativa comenzó el pasado 4 de octubre, cuando veinte mujeres salieron desde el norte del país en un recorrido hacia Jerusalén a la que se fueron sumando simpatizantes.
El último tramo llegó el 17 de octubre. Se unieron aún más voces para pedir explícitamente la vuelta a las negociaciones de paz, el fin de la ocupación israelí sobre los territorios palestinos desde 1967, y el compromiso de terminar con la violencia y construir un país normal para las nuevas generaciones.
La marcha y las reivindicaciones hechas por las mujeres en Israel se pueden ver en un video oficial del movimiento Women Wage Peace, que cuenta con la música de la cantante israelí Yael Deckelbaum y la canción Prayer of the Mothers, como banda sonora del acontecimiento.


En una entrevista tras una oración realizada por las mujeres en Jericó, Yael afirmó:


“Éramos 4,000 mujeres, la mitad de ellas palestinas,” dijo. “Me han dicho que no hay con quien hacer la paz. Hoy, hemos mostrado lo contrario.”



page4image15680
Letra: Prayer of the mathers (Yael Deckelbaum)

El susurro del viento del océano está soplando desde lejos

y la ropa colgada está golpeando la sombra en las paredes.

Entre el cielo y la tierra

Hay personas que quieren vivir en paz. No te rindas, sigue soñando,

Con la paz y la prosperidad.

Cuando se derritan las paredes del miedo Cuando regrese de mi exilio

Y mis puertas se abran

A lo que es verdaderamente bueno.

¡Ven a dormir! / otro amanecer Vamos sueño /ya es de mañana

Vamos al sacrificio / una madre envía

Una paloma para ti / junto con una oración

Vuela paloma, no confíes / sus niños están en la escuela

Nos reiremos con los niños / al son

Para que él pueda descansar / de la guerra.

Las paredes del miedo algún día se derretirán 
Y yo regresaré de mi exilio

Mis puertas se abrirán

A lo que es realmente bueno

Desde el norte hacia el sur

Desde el oeste hasta el este Escucha la plegaria de las madres Tráeles paz, tráeles paz. 















INFANCIA MISIONEIRA 2017


Infancia Misioneira é unha das catro Obras Misionales Pontificias: unha Obra dos nenos e cos nenos.

Esta colaboración, que se pode sintetizar no lema "Os nenos axudan aos nenos", consiste simplemente na oración e na axuda material. Os nenos da Infancia Misioneira rezan todos os días unha avemaría por todos os nenos do mundo.

Deus, a través dos nenos

Hoxe en día as necesidades son moitas. Hai millóns de nenos que sofren fame e centos deles morren cada día, moitos non poden ir á escola, outros non poden acceder aos servizos médicos máis elementais. Os orfos, os pobres, os enfermos e, sobre todo, aqueles que non coñecen aínda a Xesús, todos eles, están no centro das nosas oracións.
Con todo, e é importante lembralo, esta Obra non é un organismo de axuda caritativa. Somos unha obra de evanXelización. Queremos levar o Evanxeo a todos os nenos, que son o presente e o futuro da Igrexa. Tratamos de sustentar a actividade misioneira da Igrexa a favor deles coa nosa axuda material, que consiste, hoxe como onte, nunha pequena doazón voluntaria. Non importa a cantidade. Importa o corazón co cal se dá a ofrenda. Millóns de nenos en todo o mundo logran facer que financiemos máis de dous mil proxectos cada ano. Iso serve para comprar catecismos, construír aulas, adquirir alimentos ou medicamentos e tantas outras axudas máis. 

LEMA  "Sígueme"

Ao contemplar o rostro e sentir a tenrura da mirada de Xesús, os nenos escoitan con atención a invitación para ser o mellor dos seus amigos. 

Cartel Infancia Misioneira 2017

Unha escaleira  cos banzos que marcan as letras da palabra "Sígueme". A subida é laboriosa, como se reflicte no rostro dos nenos que están a escalar. Para chegar á meta hai que esforzarse e ascender aos poucos. Aínda que ese esforzo é individual, o percorrido faise en compañía dos demais nenos do mundo.

Os nenos  que soben representan aos mozos e mozas de Infancia Misioneira, un servizo da Igrexa que lles axuda a descubrir que eles poden ser tamén misioneiros. Coa mochila das súas vidas ao ombreiro debuxan a bela imaxe de quen se puxo en camiño seguindo a Xesús.


MATERIAL INFANCIA MISIONEIRA_ESO

MATERIAL INFANCIA MISIONEIRA_ PRIMARIA


DOMUND 2016

¿Dios no hace nada?
Dios te hizo a ti muestra un diálogo entre nieto y abuela sobre el sentido de la creación y el interrogante sobre el origen del mal. El nieto –ya misionero– responde a la llamada de Dios saliendo de su tierra y transformándose él mismo en respuesta a su pregunta inicial. 

La respuesta del misionero    

 El propio protagonista, que ha salido de su tierra para ir a la misión, presenta cómo Dios se sirve de él –y del resto de misioneros repartidos por el mundo– para hacer presente su amor a los hombres.
La "salida" del misio- nero de su tierra ha sido fecunda y que Dios hace el bien a través de los hom- bres y mujeres que entregan su vida a la misión. Como ellos, también cada uno de los fieles cristianos está llamado a hacer presente el amor de Dios.



El Mensaje del Papa para este DOMUND nos invita a salir de nosotros mismos, de nuestra comodidad y, en algunos casos, de nuestra tierra, para ir a las periferias y compartir allí lo que hemos visto y oído.

No es una salida forzada, como la que están sufriendo miles de personas que han de ir a otro lugar solicitando refugio; ni tampoco una salida por motivos de descanso, culturales o de turismo. Se trata de salir para ir al encuentro del otro.
Al contemplar el cartel del DOMUND, podemos captar cómo la llamada a salir implica ponerse en camino. Este "hacer la maleta y ponerse en camino" puede ser la respuesta al permanente interrogante sobre el sentido de la vida. 

Ellos también salieron de su tierra
La ong COVIDE-AMVE, nos lleva al altiplano boliviano. Allí visitamos dos misiones de frontera. Con los paúles en Mocomoco, cerca de Perú, y con las Hijas de la Caridad, al lado de Chile.




En el largo recorrido hacia la tierra prometida, el pueblo de Israel no siempre fue fiel a Dios. Cayó en la tentación de instalar- se en un mundo apacible y gratificante, adorando a otros dioses distintos del que lo liberó. Este refu- gio no era otra cosa que la esclavitud, en Babilonia, de la inmoralidad, del lujo o del deseo de poder. Los profetas fueron la voz de Dios que les advertía de la necesidad de salir de esa esclavitud interior.
– El camino hacia el encuentro con Dios, ¿se hace en solitario o en compañía de otras personas?
– Comentamos entre todos las dificultades y los alicientes de salir de uno mismo para ir al encuentro del otro.
– ¿Qué tentaciones hacen hoy difícil ponerse en camino? 


Al iniciar su vida pública, Jesús proclama en la sinagoga de Cafarnaún:
"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor" (Lc 4,18-19).
Esta es la libertad que nos trae Jesús.Toda su vida va dirigida a cumplir el plan del Padre:cura,arroja demonios, predica la Buena Noticia..., para dar a entender que el Reino de Dios ha llegado ya, que es Él el que había de venir a salvarnos:
Libera a su pueblo de la ignorancia con sus palabras y enseñanzas, mostrándole el rostro de Dios Padre, que tiene entrañas de misericordia. Señala con claridad el camino de la felicidad, con la pro- clamación de las bienaventuranzas (Mt 5,1-10).
Libera a los enfermos de sus esclavitudes, entregándoles la salud corporal. Devuelve la vida a quien la ha perdido, sana la parálisis de quien no podía moverse, da la vista los ciegos, y sana a los lepro- sos no solo de la enfermedad, sino también de la exclusión.
Libera del pecado a quienes se habían alejado de Dios, devolviéndoles la posibilidad de la reconci- liación. Ante el escándalo de los judíos, perdona los pecados del paralítico antes de devolverle la salud corporal.
Jesús vive el paso de la muerte a la vida. "Sale" del sepulcro en el que querían amordazarle sus ene- migos,para vivir hoy entre los hombres.Vivo,acompaña a su pueblo,que camina hacia la libertad.Y acompaña a cada persona en su itinerario hacia la salvación. 



– ¿Crees que el mundo de hoy es libre?
– ¿Cómo anunciar a los demás que la verdadera libertad es la que trae Jesús? 

– ¿Cómo se sirve Dios de los misioneros para hacer posible la libertad? 

La Iglesia, portadora de libertad    

Jesús confía a la Iglesia la misión de anunciar la Buena Nueva, la noticia de salvación, a todos los hombres:
"Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bau- tizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos" (Mt 28,18-20).
La Iglesia pone en marcha este encargo a través de su actividad misionera: 

La Iglesia pone en marcha este encargo a través de su actividad misionera:
- Celebra la Jornada Mundial de las Misiones, el DOMUND, que es para el papa Francisco "como una grande e inmensa obra de misericordia tanto espiritual como material". Es un día en que las comu- nidades cristianas se ponen en camino y salen al encuentro de aquellos que están lejos.
- Envía misioneros y misioneras a los territorios de misión para que anuncien el Evangelio. Son personas que, llamadas por Dios, "salen" de su tierra para hacer presente el misterio liberador de la fe.
- Ora a Dios Padre para que conserve en la fe a quienes ha llamado, y para que suscite nuevas vocaciones en jóvenes capaces de salir de sí mismos e ir al encuentro de otros hermanos.
Ayuda con sus bienes a estas comunidades nacientes, para que puedan sostener a quienes, deján- dolo todo, se entregan al servicio del Evangelio.